Pemex tiene un pasivo ecológico con Salina Cruz

Soledad Vásquez Martínez

Salina Cruz.- Han pasado 60 días que se registró la explosión e incendio en la refinería Antonio Dovalí Jaime, uno de los peores episodios de contaminación al aire, suelo y agua en la historia de Salina Cruz, en el camino a Boca del Río se observan los montículos de bolsas negras que contienen los residuos contaminantes, así como la tierra removida que sigue expuesta al aire libre. Se cumplieron dos meses y la refinería más productiva del país sigue paralizada.

De una parte, de la barda perimetral ubicada atrás de la refinería se observa que sigue filtrando residuos aceitosos que se quedan estancado en el canal pluvial donde se observa la iridiscencias que forma el combustóleo en el agua y con el reflejo del sol.

A pesar que han trascurrido dos meses la contaminación persiste, “no se ha puede evaluar el efecto de los daños a la atmosfera mientras no se tenga un dictamen por parte de la Profepa y un seguimiento oportuno de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales”, sostuvo el ingeniero Silvestre Sánchez Carrillo, integrante del Grupo Ecológico Tecuani AC.

El incendio que ocurrió el 14 de junio en la refinería de esta ciudad y la lluvia que se registró en esas mismas fechas provocó una fuga de residuos aceitosos que escurrió al zanjón, la contaminación siguió hasta la laguna de Boca del Río y por último los residuos de combustóleo terminaron en las playas de Bahía La Ventosa.

Silvestre Sánchez Carrillo asegura que “Petróleos Mexicanos tiene un pasivo ecológico con Salina Cruz por los contaminantes que emite la refinería Antonio Dovalí Jaime al medio ambiente, contaminación que afecta la salud de los vecinos de las colonias cercanas a la factoría”, reveló.

El integrante del grupo ecológico criticó la falta de severidad de las autoridades para denunciar el grave daño a la atmosfera, ya que reciben algunas donaciones de esta empresa productiva.

Señaló que, “las autoridades no hacen su tarea de denuncia, pero el código penal se ha modificado cualquier y cualquier ciudadano puede hacer la denuncia ambiental ante el Ministerio Pública Federal”.

Agregó que como grupo ecológico han hecho la denuncia, cuenta con un número de registro de contaminación a la atmosfera, se entregaron imágenes y resultados de la contaminación al agua.

Para documentar el daño que se registró al agua por la contaminación del 14 de junio, el grupo Tecuani tomó muestras del agua de la laguna de Boca del Río y del mar de La Ventosa, mismas que se analizaron en un laboratorio certificado de la Ciudad de México.

“Los resultados de los análisis indican que el agua de laguna de boca del río y La Ventosa se encuentra fuera de todo parámetro que maneja la Comisión Nacional del Agua. Las Concentraciones de los gases que se debe emitir a la atmosfera se encuentran fuera de la Norma 0043”, explicó el ingeniero Sánchez Carrillo.

DAÑOS IRREVERSIBLES

El representante del grupo ecológico Tecuani sostuvo que la refinería a contaminado 1.8 kilómetros de largo por 9 metros de ancho de la zona del manglar, y es hasta ahora que Pemex no ha puesto en marcha algún programa de limpieza del mangle.

“Quiero destacar que tirar los mangles no es la solución, al contrario, se tiene que reforestar esa área que se encuentra en los terrenos de Boca del Río, pero no hay quien le señale los daños a Pemex”, explicó.

LA PESCA A LA DERIVA

El derrame de combustóleo que se registró tras el incendió afectaría en gran medida al sector pesquero, que está próximo a levantar la veda de camarón, desde Barra San Francisco hasta Punta Chipehua fue afectada, sostuvo el presidente de la Alianza de Pescadores y la Unión de Productores de Alta Mar, Anselmo López Villalobos.

El líder pesquero explicó que el derrame de hidrocarburo, una gran parte no se recupera; en la superficie, el combustible se une al plancton y fitoplancton, para agruparse en grumos y posteriormente se va al lecho marino, donde se convierte en grumos.

López Villalobos expuso que existe preocupación en el sector de que la producción disminuya, ya que, a unas 30 millas a la redonda, frente a las costas de Salinas Cruz, es donde las hembras llegan a desovar.

PROGRAMA DE REPOBLACIÓN MARINA

El representante de los pescadores de altamar insistió que es necesario que Pemex aplique con urgencia un programa de repoblación de larvas de especies marinas y de camnarón en el sistema lagunar y costa del Golfo de Tehuantepec, zona afectada por la contaminación de hidrocarburos tras el incendio registrado en la refinería.

Oportunamente el dirigente de los pescadores, Anselmo López envió un documento al director de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), Carlos de Regules Ruiz en el que explica que la lluvia negra y las manchas aceitosos que aparecieron en el mar de La Ventosa mataron peces y las larvas de camarón.

Los pescadores temen que se registre una considerable disminución de la producción en la temporada 2017/2018.

El ecologista Silvestre Sánchez Carrillo puntualizó que es necesario que la Profepa obligue a Petróleos Mexicanos a que inicie con el desazolve del Zanjón y la laguna de Boca del Río para sacar todos los lodos contaminantes que se encuentra en el fondo. El sedimento afecta a la larva y postlarva y por lo tanto la población consume productos contaminados.