Tiembla en Pinotepa, el miedo abraza a los istmeños

0
765
FOTO:INTERNET

Soledad Vásquez Martínez

Salina Cruz.– El temor invadió nuevamente a los istmeños por el sismo magnitud 7.2 que se registró en Pinotepa Nacional, en Salina Cruz, así como en otros municipios de la región del Istmo no se presentaron daños ya que el movimiento telúrico no se percibió con la misma intensidad que en el zona del epicentro.

El delegado regional de Protección Civil, Jesús González Pérez indicó que de acuerdo con las primeras datos que proporcionaron los coordinadores de Protección Civil, no se registraron daños, solamente fue el susto, dijo.

González Pérez hizo un llamado a la población istmeña a mantener la calma y estar preparados por las réplicas y mantenerse alejados de los lugares que puedan representar algún riesgo, por lo que no es recomendable pararse bajo los cables de alta tensión y de las construcciones que estén dañadas por el terremoto del 7 de septiembre.

“Es importante que la población mantenga la calma y en caso de alguna emergencia llamar al 911, pero es importante evitar las zonas de riesgo”, remarcó el delegado de Protección Civil en el istmo.

Es de destacar que muchas personas no percibieron el sismo, pero hubo quienes sintieron el movimiento telúrico y fueron invadidos por los nervios.

En Salina Cruz aún no se logra superar el temor, la desesperación, el dolor de perder su patrimonio durante el terremoto del 7 de septiembre. Las réplicas han tenido a la población viviendo en la zozobra. Cuando parecía que todo volvía a la normalidad en Pinotepa se registra un fuerte sismo, y nuevamente el miedo abraza a los porteños, nuevamente la angustia.

“No voy a poder dormir esta noche, tengo miedo que tiemble muy fuerte, tengo miedo de revivir esos terribles minutos del 7 de septiembre, aún está muy grabado el momento en que las paredes de mi casa crujían”, recordó la señora María Luisa Vargas.

Y es que para los pobladores de Salina Cruz además del miedo por el temor al terremoto de que les arrebatara sus patrimonios, de ver como la tierra brincaba como palomitas de maíz en el aceite. Lo peor vino cuando se propagó la amenaza de un tsunami. Desesperados huyeron de Salina Cruz buscando ponerse a salvo, lejos del mar.

Fue la noche más larga de mi vida, comenta Sofía una joven madre de familia, quien huyó con sus hijos hacia Tehuantepec, pero únicamente logró llegar hasta la Plaza comercial de Salina Cruz, donde pasó la noche con sus hijos. Como ella cientos de familias abarrotaron el lugar y la carretera transistimica, al igual que la Costera.

Hoy nuevamente el miedo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here