Continúa llegando ayuda humanitaria al Istmo

0
318

Soledad Vásquez Martínez

Salina Cruz.- Elementos de la Armada de México y el Ejercito llevaron despensas a las familia de San Pedro Huilotepec y Huazantlán del Río como parte de la ayuda humanitaria que arribó el martes a bordo del buque “Uzumacinta” que trajo 536 toneladas, hasta ahora el mayor cargamento, de víveres para entregar a los afectados del terremoto del 7 de septiembre.

La ayuda humanitaria que llegó este martes, consistente en víveres, agua, cocinas móviles viene de Manzanillo y Acapulco, Guerrero, es el cargamento más grande que han recibido hasta el momento, explicó el capitán de fragata, Vladimir Delgadillo Martínez, comandante del buque Uzumacinta.

Indicó que los víveres serán entregados a las autoridades navales y ellos se encargarán de distribuirlas en las comunidades como parte de lo que es el puente de la ayuda humanitaria marítima que están estableciendo con diferentes buques de la Armada.

A bordo del Uzumacinta viajan 175 elementos que están haciendo su máximo esfuerzo para apoyar a las personas que resultaron afectadas durante el terremoto de magnitud 8.2 que causó estragos en las comunidades del istmo de Tehuantepec.

La ayuda humanitaria fue descargada a los camiones de la Armada de México y el Ejercito Mexicano que iniciaron con el reparto de los víveres a las poblaciones de San Pedro Huilotepec y Huazantlán del Río, agencia municipal de San Mateo del Mar.

LLEGA LA AYUDA

Los habitantes de San Pedro Huilotepec recibieron la ayuda humanitaria de mano de  los elementos de las fuerzas armadas de México, ayuda que fueron captados en los centros de acopio, los pobladores recibieron la solidaridad de los mexicanos que hecen posible que los víveres lleguen a los que más lo necesitan.

Ante la llegada de la Marina, los poblares salieron de sus hogares para recibir una despensa, inmediatamente organizaron las filas para recibir la ayuda.

En Huazantlán del Río, comunidad Ikoots, la gente esperaba sobre la carretera la llegada de la Marina, en unas mantas colocadas a orilla del camino, solicitan ayuda, para enfrentar la difícil situación que están enfrentando por dos fenómenos naturales que los azotaron, el terremoto y la lluvia.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here