Conflicto de Boca del Río podría desencadenar la violencia

0
685

*Los pobladores exigen la salida del agente municipal, están dispuestos a llegar al enfrentamiento

Soledad Vásquez Martínez

Salina Cruz.- El conflicto que se vive en la agencia municipal podría terminar en un enfrentamiento entre los pobladores, ya que la comunidad está dividida, mientras un grupo exige la salida del agente municipal, otro grupo le brinda su respaldo. La terminación del empleo temporal desencadenó el conflicto.

Un grupo de pobladores de Boca del Río mantiene tomada las oficinas de la agencia municipal y piden la renuncia del agente, Marco Antonio Martínez Ruiz.

“Marco no va a regresar a la agencia, vamos a defendernos con uñas y dientes”, manifestó un grupo de mujeres mientras preparaban la comida para alimentar a la gente que se encuentra resguardando el inmueble.

Las oficinas de la agencia municipal se encuentran cerradas, afuera cuelga una manta con la leyenda, “El pueblo de Boca del Río exige la inmediata destitución del agente municipal C. Marco Antonio Martínez Ruiz. ¡Fuera Marco!”.

Mientras los hombres se encuentran sentados entre los arbolitos, en busca de un poco de sombra, las mujeres preparan la comida en un anafre, mientras tanto esperan las noticias de la comisión que se trasladó al Palacio Municipal de Salina Cruz para entablar el dialogo con el presidente municipal en busca de una respuesta que les satisfaga.

Mientras preparaban la comida, una de las señoras dijo categórica, “Marco no va entrar a la agencia, no vamos a quitar el dedo del renglón hasta que lo saquen del puesto porque no sirve para nada”.

La comunidad se encuentra dividida, por lo que para evitar ser sorprendidos por la gente que apoya al agente, los inconformes pernoctan afuera de la agencia.

Es de recordar que el conflicto en esta comunidad se derivó por la conclusión abrupta del empleo temporal que pagó Pemex por la contaminación a la laguna y los terrenos de esta comunidad derivado del incendió en la refinería Antonio Dovalí Jaime.

Un grupo de pobladores inició una serie de movilizaciones y se rebeló contra el agente municipal a quien acusan de beneficiar a sus familiares y amigos al aceptar que sólo se quedaran a trabajar 50 de las 150 personas inscritas en el programa.

La inconformidad fue creciendo, ahora los detractores del agente lo acusan de darle mal uso al dinero que les descontó de sus salarios.

“Nos pedía dinero porque dijo que iba a comprar un aparato de sonido para la agencia, y no hay nada, luego nos pidió 100 pesos para comprar una computadora y tampoco lo compró”, añadieron las entrevistadas.

Aseguran que el agente municipal no ha dado la cara, ya ni siquiera está en la agencia, pero fueron determinantes al indicar que no permitirán que siga en el cargo, “aunque lleguen aquí estamos vamos a defendernos con uñas y dientes”, advirtieron.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here