Golpea contaminación de Pemex la economía de vendedoras de pescado

0
391

 

Alfredo Acevedo Petriz

Salina Cruz.- Helena tomó un pescado abierto y de buen tamaño de su tina y lo mostró, asegura que está fresco y sin contaminación porque lo compra con los mayoristas que lo traen del Golfo. A pesar del buen color y cuerpo del pescado, nadie se acerca con la intención de comprar. Las amas de casa tienen miedo de consumir pescados por los rumores que Pemex contaminó lagunas y el mar.

Mujeres que contribuyen a la economía familiar con la venta de pescado fresco, están al borde de la desesperación y el llanto. Ellas al igual que los hombres que mantienen a sus familias con la captura de peces ribereños en el Golfo de Tehuantepec, viven una tragedia con el derrame de petróleo en la laguna y bahía de la Ventosa.

Las dimensiones de la contaminación y daños provocados por la inundación, explosión e incendio de la refinería Antonio Dovalí Jaime no han sido dimensionadas hasta el momento por parte de las autoridades estatales y federales. Los directivos de Pemex tampoco han anunciado que medidas aplicarán para evitar mayores daños a la agricultura, ganadería y pesca en Salina Cruz y municipios circunvecinos que resienten la contaminación del suelo flora y fauna por los residuos contaminantes que arrastró la lluvia el día 14 de junio cuando un incendio que duró 43 horas en ser sofocado formó una gigantesca nube negra de residuos de la combustión del petróleo en el área siniestrada en la refinería Antonio Dovalí Jaime. Los remanentes de “Calvin” arrastraron la nube tóxica que dejó caer al menos en 50 kilómetros a al redonda, ya que empiezan a surgir reportes de contaminación en Jalapa del Marqués y Morro Mazatán.

Las mujeres comerciantes de pescados y mariscos ubicadas sobre la Cinco de Mayo, en el Centro de Salina Cruz, aseguran que desde hace una semana no han tenido ventas y las últimas 48 horas sus situación ha empeorado luego que se diera a conocer que el mar estaba arrojando peces muertos en Bahía la Ventosa.

Los pescados que exhiben no tienen olor a petróleo, y sus vísceras se ven libres de residuos contaminantes.

“Los traemos del Golfo, son pescados más grandes y limpios. No vendemos porque La gente piensa que son de la Ventosa o las Salinas”, aseguran.

“No se que vamos hacer apenas un montón de 50 pesos he vendido desde las 7 de la mañana que llegué. También somos afectadas y no sabemos qué hacer, dónde ir para ver como nos van ayudar. Por culpa de Pemex no sacamos ni lo del hielo que compramos”, terció otra mujer de las que venden pescados y mariscos sobre la avenida Cinco de Mayo.

Antonio más conocido como la Gelatina, es un mediano introductor de pescados y mariscos, asegura que las ventas durante la primera semana de lluvias cayeron hasta un 50 por ciento.

Una semana después de la explosión e incendio, afirma que las ventas en su sector han caído hasta un 90 por ciento.

Explicó que el marisco que venden está libre de la contaminación de Pemex. También resaltó que tienen pescado que traen desde Tampico y otros estados como Veracruz, Campeche. A pesar de estar libre de residuos, “la gente es muy llevada y no entiende que tenemos producto que no es de la región. Ellos ya se enteraron que la Ventosa de contaminó”.

Las mujeres por momentos de “quiebran y ahogando sollozos piden que atiendan sus denuncias porque también son afectadas por la grave contaminación que provocó Pemex.

“No sabemos qué hacer. Deberían por lo menos apoyarnos económicamente cada semana, si esto sigue así no vamos aguantar otra semana”, adelantaron.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here